Nuestro PROYECTO es contribuir en la construcción de un Nuevo Paradigma Social, con la certeza de que ello ES POSIBLE. BIENVENID@S A NUESTRO HOGAR-ESCUELA

LA ARQUITECTURA


La forma siempre ha tenido su lugar en el mundo material. Todo lo que ha sido creado en la densidad del mundo físico, siempre tiene su reflejo en una idea del mundo mental, y ese reflejo ha sido el resultado de lo que la propia idea – en su estado inicial – ha proliferado al tomar forma. Aun así, la mente creadora de ideas, se habrá esforzado en plasmar en la forma la fidelidad de la idea original. Es entonces la idea original, la que contiene toda la genialidad procedente del deseo, pues es ella la que hace vibrar a todo lo que alcanza, por el propio gozo de sentir esa fuerza creativa. Entonces, la mente, recogiendo ese hermoso sentimiento, intenta plasmar con la máxima fidelidad la forma que procede de ese sentimiento. No se puede decir que ello, sea algo fácil, pues ese deseo, al contrario que la forma, procede del más abstracto lugar.
El buen arquitecto, sabrá ser paciente y con delicadeza y esmero, conducirá esa idea, tal y como es, plasmándola en la forma, conservando su autenticidad.
La misma Vida pone a disposición del creador, los circuitos para que la idea fluya hasta alcanzar a ser expresada, y es por ello, por lo que existen en la forma los patrones que van a poder expresar esa gran genialidad.
El diseño de las casas de AHESAT, está en resonancia con la cualidad de su consciencia, que no es otra que el sentimiento de gratitud por alcanzar a vivir en unicidad. Ahí es cuando el hombre es capaz de entregar todo lo que es, por el bien y el éxito del grupo, sin más, sin sentir que exista ningún tipo de competencia, ni nada que demostrar. Centrándose en ser uno mismo y aportando lo mejor y más grande de su potencial como individuo.
Sólo así se consigue conservar puro el canal con la idea y de este modo se puede expresar el deseo de lo más abstracto, aun cuando pueda parecer inalcanzable, pues llegados a este punto, lo inalcanzable no existe, lo que existe es un largo camino en el que desarrollar y permitirle crecer a la idea. Sólo así en constancia y unidad se llega a la meta.
Teniendo en cuenta lo comentado, la Arquitectura de las casas de AHESAT, van a intentar plasmar, en todo momento, esa consciencia de unidad. Pero eso sí, de unidad con Todo. No sólo unidad en el sistema y el motor de la convivencia, sino también en armonía con la naturaleza y todos sus elementos. Unidad con el municipio donde nos emplacemos, con los vecinos y así, extrapolando con todo el entorno y con el propio planeta.
Como resultado de todo esto, la línea recta, que denota control y rigidez, se pierde en favor de las líneas curvas, que nos conducen a fluir en los acontecimientos sin resistencias.

Este flujo armónico entre las formas y la naturaleza, reflejará esa consciencia de unicidad. Las barreras y los impedimentos, únicamente prevalecerán en nuestros propios temores. Vencidos estos, las formas trasladarán lo que antes era una ilusión, en un hecho. Así, si pudiéramos sobrevolar el Hogar, desde el cielo podríamos ver como se perfila el perímetro de algo que parece tener vida por sí mismo. De igual modo que hizo uno de nuestros referentes – Antoni Gaudí – la Arquitectura de AHESAT tendrá su máximo exponente en las formas que la naturaleza nos entrega.